Aceite de Semilla de Uva

publicado en: beneficios, cabello, Piel, plantas, usos de aceites | 0

INCI: Vitis Vinifera Oil

Características: este aceite se obtiene por presión en frío de las semillas de la uva roja.

Composición del aceite:

-8% de grasas saturadas: ácidos palmítico y esteárico.

-5% de grasas monoinsaturadas: ácido oleico.

-70% de grasas poliinsaturadas: ácido linoleico, conocido como Omega 6.

La semilla de uva es rica en  elementos llamados fenólicos, además de tococerol, y proantocianidinas, que son grandes antioxidantes para el organismo. Protegen nuestro cuerpo de los radicales libres, ayudándonos a que los tejidos y  órganos se mantengan protegidos frente a estos elementos. Gracias a estos antioxidantes, a la Vitamina C y E y al betacaroteno, sus propiedades permanecen en nuestro cuerpo durante tres días, combatiendo eficazmente elementos nocivos.
Es un aceite hidratante y de fácil absorción que no deja sensación grasa en la piel por lo que podemos utilizarlo como sustituto de la crema hidratante. Posee una cantidad importante de taninos, vitaminas y ácidos de las frutas que le confieren a la vez una acción exfoliante, iluminadora y protectora. Contiene colágeno y resveratrol, necesarios para luchar contra el envejecimiento prematuro  y suavizar las lineas de expresión. Puede ser utilizado como aceite corporal por su alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados. Se trata de un aceite muy bien tolerado por la piel y que actúa eficazmente para combatir la sequedad y la deshidratación. Cabe destacar su acción en los tratamientos contra la celulitis. El aceite de semilla de uva nos ayuda a cuidar nuestro cabello, mejora la circulación de los vasos sanguíneos, fortaleciendo el pelo y evitando su caída.

Por ser un aceite ligero está muy indicado para la piel grasa y con acné. Muy utilizado para dar masajes y como aceite portador para los aceites esenciales.

Usos: cremas faciales y corporales, tratamientos capilares, champú, aceite de masaje, cremas piel grasa y anti acné.

Recomendaciones: almacenar en envases oscuros y en un lugar seco, fresco y protegido de la luz.

Tal vez te parezca curioso, pero está demostrado que las semillas de uva nos ayudan a proteger nuestro organismo de la contaminación, e incluso del efecto del tabaco. Si eres un fumador pasivo te protegerá, así como de los efectos del estrés.

Las semillas de uva mejoran nuestra circulación sanguínea, evitando trombos y armonizando nuestra tensión. Los flavonoides presentes también en ellas, nos permiten reforzar los vasos sanguíneos, les aportan vigor y fortaleza. Asímismo, consiguen depurar la sangre del exceso de medicamentos y otros elementos nocivos. Las semillas de uva son muy beneficiosas para personas que padezcan cualquier problema cardíaco.

También son muy conocidas sus virtudes para cuidar de nuestros ojos. Gracias a su alto contenido en vitamina E  las semillas de uva nos ayudan a mejorar nuestra agudeza visual, resolviendo también la fatiga de nuestros ojos por el efecto de los ordenadores, la televisión, o cuando estamos muchas horas leyendo. Además nos ayuda en esas enfermedades de la vista asociadas a la diabetes, por la diabetes.

Aceite de semilla de uva como aderezo

  1. Mezcla partes iguales de aceite de semilla de uva con una parte igual de vinagre para hacer un aderezo sano para ensaladas.
  2. Utiliza el aceite de semilla de uva en lugar de otros aceites para cocinar. Éste tiene un punto humeante alto, lo que significa que no se quema a altas temperaturas de cocción. El sabor del aceite de semilla de uva es leve y no superará el sabor de los alimentos que se cocinen con él.
  3. Haz pan de ajo saludable. Rebana el pan francés por la mitad longitudinalmente. Esparce una fina capa de aceite de semilla de uva en el interior del pan. Espolvorea ajo picado y perejil en la parte superior del pan recubierto de aceite. Hornéalo a 350 grados Farenheit durante 10 minutos.
  4. Cubre las verduras con aceite de semilla de uva y barbacoa. El aceite de semilla de uva evita que las verduras se peguen a la parrilla y mantiene la humedad de las verduras.
  5. Haz mayonesa casera de aguacate. Para hacer la mayonesa pon 1 aguacate, el jugo de 1/2 limón, 1/4 cucharadita de sal y 1/4 de pimienta de cayena en un procesador de alimentos, hasta que quede una mezcla suave. Poco a poco agrega 1/4 de taza de aceite de semilla de uva a la mezcla, en el procesador de alimentos. Bate hasta que todo esté totalmente incorporado y suave. La mayonesa de aguacate puede ser utilizada como un bocadillo para untar, para acompañar vegetales o como aderezo para ensaladas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *